¿Has pensado alguna vez, cuánto te quieres?….

 

Si realmente nos pusiésemos a pensar cuánto nos queremos a nosotros mismos, no sabríamos qué contestar.

 

Haciendo varias reflexiones en mi camino de evolución, me he dado cuenta que siendo sincera conmigo misma, no sé cuánto me quiero.

 

Casi todo el mundo suele decir que se valora asimismo, que se quiere, que se respeta, pero en realidad, en la mayoría de los casos, son pensamientos o creencias que se tienen por nuestro entorno, nuestra familia, los roles que desempeñamos, etc.

 

Los hechos ya son otra cosa, si nos fijamos  en como actuamos con nosotros mismos seríamos conscientes de que no nos valoramos lo suficiente.

 

Fíjate en el diálogo interno que tienes… ¿qué te dices a ti mismo cuando cometes un error?, ¿cuando no te gustan los resultados obtenidos?, ¿Si has logrado una meta, pero  te cuestionas cuánto tiempo durará el logro obtenido?…

 

Nuestro trabajo, aunque parezca difícil, debería ser intentar tener el mismo diálogo interno tanto para los logros como para los fracasos, necesitamos ser comprensivos con nosotros mismos, valorarnos, querernos y apoyarnos.

 

Por ejemplo, ¿Qué le dices a un familiar, un amigo o un conocido cuando se equivoca o comete un error?…,  ¿Le recuerdas lo mal que lo ha hecho?,  ¿Los fallos que ha tenido? O ¿intentas animarle y apoyarle?…

 

Del mismo modo que tratamos a los demás,  debería ser nuestra forma de tratarnos a nosotros mismos,  ya que con la única persona que realmente vas a convivir toda la vida  eres tú, en los buenos y malos momentos.

 

En mis años de experiencia como terapeuta, me he dado cuenta  que gran parte de las enfermedades tales como ansiedad, migrañas, dolores de espalda, fobias, etc  vienen de una base poco sólida en este campo.

 

Te invito a que escuches tu diálogo interno……